Como dos gotas de agua.

Este relato ha sido premiado con un Accésit en el 
 II Concurso literario Beso de Rechenna.


Como dos gotas de agua.

Dejó de llover cuando me detuve en aquel semáforo. Contemplaba dos gotas que resbalaban en zigzag por la ventanilla lateral, por sus trayectorias parecía imposible que fueran a juntarse, pero se unieron creando una mayor,  que pronto desapareció en la base del cristal. Entonces te vi en el coche de al lado, me cautivaron tus brillantes ojos negros cuando respondiste a mi mirada sonriendo…

Pasaron semanas antes de que la casualidad me ofreciera volver a verte, aquel  día de octubre un precioso manto de hojas cubría las calles del centro de la ciudad. Absorto en mis pensamientos, me dirigía a una librería cercana por la avenida cuando te vi salir de aquella pequeña tienda de licores. Caminabas con elegante soltura en dirección opuesta a la mía, recordé aquellas gotas de lluvia en la ventana de mi coche cuando, al pasar a mi lado, volviste a sonreír. A tu paso, la brisa se transformó en un fino aroma que embriagó mis fosas nasales, quedé de nuevo completamente prendado por la belleza de tu rostro. Me giré para mirarte obedeciendo a mi instinto masculino, esperando, quizás, que tú hicieras el mismo gesto. Tu seductora silueta femenina se confundió rápidamente entre el gentío que a esas horas de la tarde tan propicias para el paseo, inundaba la calle principal.

La curiosidad que sentía por llegar a conocerte me llevó a introducirme en aquella singular licorería, resultó ser tan angosta como coqueta. Aquel local me dejó fascinado, su atractivo no sólo residía en el aspecto solariego de la antigua estructura o en la pulcritud que se apreciaba en todo el recinto. Llamaba la atención la particular disposición en perspectiva de los diminutos estantes, repletos de botellas, antigüedades y adornos que daban una apariencia rústica y al mismo tiempo un aire innovador al lugar. El característico olor a bodega, a barrica de roble y a vino añejo que allí se disfrutaba, no pudo impedir que captara inmediatamente tu sugestivo perfume flotando sutilmente en el ambiente.

Me acerqué al mostrador atraído por el granate intenso del vino servido en aquellas dos copas, la luz de una vela situada a medio metro escaso, provocaba destellos color cereza en el cristal, haciéndolo aún más llamativo. Fue en ese momento cuando caí en la cuenta de que estaba completamente solo. Observé entonces la nota manuscrita situada bajo las copas de vino. La delicada y esmerada caligrafía me reveló su autoría femenina. Miré hacia la entrada por precaución antes de disponerme a leer, todo parecía tranquilo y así pude leer con calma aquel peculiar poema:

“Tu paladar gozará el granate intenso

de fragancias y sabores afrutados.

Tus sentidos, de placer serán colmados.

Y si sabes elegir, tendrás Mi Beso…”

 Intrigado, analicé cuidadosamente las dos copas, en un principio no aprecié diferencia alguna en sus colores oscuros con destellos teja y cereza. Al acercar mi olfato a cada una de ellas sentí un leve toque vainilla entre el intenso aroma a fruta madura. Y entonces me sobresaltó el ruido de la puerta, pero mayor fue la sorpresa al volverme y ver cómo te acercabas a mi sonriendo.

 -¡Hola!, sabía que entrarías, encantada.- Me dijiste sin dejar de sonreír con picardía.

-¡Hola!, encantado, lo siento, sólo estaba… curioseando.-  Contesté abrumado por aquella embarazosa situación.

 -Tranquilo, me alegra que por fin hayas entrado a mi modesto local. Desde aquel día que coincidimos en el semáforo he observado que paseas a diario por la avenida y no he podido resistir la tentación de comprobar si el interés que suscitas en mí es correspondido. Ahora que creo haberlo confirmado, dime, ¿Has elegido ya una de las dos copas?

 Aquellas palabras, el tono vivo y melodioso de tu voz, la cercanía del calor de tu cuerpo y esa insinuante mirada, provocaron que mi corazón acelerara excesivamente el flujo sanguíneo, intenté mantener el temple que me caracterizaba.

 -Debo decir que parece complicado, las dos copas parecen contener el mismo vino, pero sí tuviera que elegir, me inclinaría por la copa situada a la derecha.-Contesté con seguridad y deseoso de que aquellos labios me besaran.

 -¡Adelante!, bebe sin prisa, pronto sabrás si tu elección ha sido la correcta.- Me animaste, arrimándote un poco más a mí.

 Sin dudarlo un instante bebí un sorbo de aquella copa, mi paladar se bañó en aquel sabor afrutado intenso, cerré un instante los ojos para gozar aquel cúmulo de sensaciones y mis deseos se vieron colmados al sentir el cálido tacto de tus labios sobre los míos. Abrí mis ojos para ver la pasión en los tuyos antes de fundirnos en un abrazo eterno. Sobre el mostrador, las dos últimas palabras de aquel enigmático poema, aparecían en el interior del círculo púrpura que quedó al descubierto cuando levanté la base de mi copa. Y una vez más, volví a recordar aquellas distantes gotas resbalando en el cristal, cuyo inequívoco destino era terminar uniéndose.

Anuncios

~ por Gotzon en 21 enero, 2010.

10 comentarios to “Como dos gotas de agua.”

  1. He leído unos cuantos relatos participantes de el Beso de Rechenna. Este es el que más me ha gustado de todos, incluso más que el mío propio. Creo que lo recargué demasiado de metáforas. Saludos.

    Me gusta

  2. Me ha encantado el símil de las gotas uniéndose en el cristal…

    Me gusta

  3. Gotzon, un relato envuelto en sensualidad que despierta todos los sentidos. Felicidades.

    Un abrazo

    Me gusta

  4. Aupa mutil! hacia tiempo que no visitaba tu espacio literario y compruebo con alegria que has ganado una recompensa de 1.000 euracos.
    ¿Ya has hecho la declaración de la renta?

    Por cierto, ¿dónde está la clave? ¿Era el perfume de vainilla? Yo me habría tomado las dos copas. Claro que … seguramente me habría quedado sin beso. Golfo!

    Me gusta

    • jajaja, tu te hubieras bebido la cosecha entera, a ver si coincidimos y probamos una de las botellas que me enviaron con el premio (por cierto, esta cojonudo!). (Ah, lo de la declaración de la renta, este premio es libre de impuestos, lalalalalala

      Me gusta

  5. Me ha fascinado tu novela, la he leido antes de emprender el viaje hacia la escritura de este certamen y he pensado que quiza podrias recomendarme o darme algun consejo antes de escribirlo. Mejor un consejo del mejor, enhorabuena.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: