Epitafio. (Microrrelato)


Epitafio.

Aquel texto era demasiado largo, no encajaba…

El joven herrero trabajó con argucia su alma de poeta. Suprimió dialefas e hiatos, añadió diptongos, elipsis y sinalefas. Repasó enciclopedias y manuscritos en busca de acrónimos, síncopas y aféresis. Sumergido entre haplologías, cambió diástoles por sístoles y evitó paragoges.

Así hasta lograr por fin escribir aquel epigrama perfecto, digno de ser grabado sobre la corona real.

Anuncios

~ por Gotzon en 15 junio, 2011.

4 comentarios to “Epitafio. (Microrrelato)”

  1. Tras el arduo trabajo (“tras nosequé cuántos” que dice un famoso escritor), el epigrama es mucho más que digno de ser grabado, es toda una lección gramatical que no deja indiferente y merece más de una lectura. Genial la combinación con los términos médicos.
    Siempre es un placer leer tus micros.

    Me gusta

  2. De spam a spam y tiro porque me toca.
    Acabo de leerte en El Cultural.
    http://lashistoriasdenadie.wordpress.com/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: