Memoria a largo plazo. (Microrrelato)


Memoria a largo plazo.

Mientras esperábamos las campanadas de fin de año, mi madre disponía doce esbeltas uvas de nuestro propio viñedo frente a cada comensal. La trayectoria de sus manos era seguida con gran interés por la mirada de mi abuelo, que permanecía serio y en silencio sentado en su vieja silla de mimbre. Pude percibir como, a medida que mi madre iba repartiendo las uvas, el brillo de sus ojos se iba acrecentando. Aquel gesto despertó mi curiosidad por un instante, pero a falta de unos segundos para el nuevo año, el reloj reclamó de nuevo mi atención.

Todas las miradas permanecían atentas a las manecillas cuando de pronto, escuchamos aquella risotada que nos dejó perplejos. Ya era tarde, el abuelo trepaba con agilidad sobre la mesa y arremangado hasta la pantorrilla, agitaba con destreza sus pies descalzos.

Anuncios

~ por Gotzon en 7 diciembre, 2010.

2 comentarios to “Memoria a largo plazo. (Microrrelato)”

  1. Alegre, divertido, liviano: como debe cantársele a la vida.
    Bravo!

    Me gusta

  2. corto pero preciso, asi debe ser.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: