Soledad. (Microrrelato)


Soledad.

Su fama le hacía estar siempre rodeado de gente atractiva e interesante, le consideraban un hombre afortunado, pero sus ojos distraídos reflejaban una ausencia notable, parecía mirar más allá, como si esperara que alguien apareciera de pronto entre la multitud de rostros sonrientes que continuamente pululaban a su alrededor.

Plenamente consciente de su desgracia, en su interior se sentía solo, había llegado a la certera conclusión de que sentir así la soledad no era sino un estado anímico, y no una realidad palpable. Por ello era desdichado, por ello contempla el horizonte vacio, buscando su anhelado destino entre la nada y el infinito.


Anuncios

~ por Gotzon en 24 octubre, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: