Secretos. (Microrrelato)


Secretos.

Cuando Odelinda guarda un secreto inconfesable, siente la imperiosa necesidad de compartirlo con Eleodora, de esta forma consigue liberar su mente de la pesada carga que le producen sus continuos deslices. Una vez despejada su conciencia, se halla de nuevo en condiciones de admitir otra flaqueza, y así, ocupar ese espacio que toda mujer de cierta edad reserva para sus pequeños pecados.

Odelinda es conocedora de la incontinencia verbal de Eleodora, cualidad que a menudo comprueba cuando, al salir a pasear orgullosa por la calle principal, percibe los corrillos de las doñas y el desprecio de las fulanas, al mismo tiempo que sus respectivos la cortejan, desnudándola al paso con furtivas miradas.

En realidad, Odelinda disfruta siendo el centro de atención y utiliza a la inocente Eleodora para sus propósitos. Por ello, sólo siente que ha sido realmente traicionada cuando Eleodora, pobre desdichada, comienza a mostrar los primeros síntomas de padecer esa terrible enfermedad, a la que todos llaman Alzheimer.

Anuncios

~ por Gotzon en 14 octubre, 2010.

16 comentarios to “Secretos. (Microrrelato)”

  1. Duro golpe final el que nos asestas en este micro, Gotzon. Por lo demás, perfecto, muy bien narrado, destaco el segundo párrafo, genial. Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  2. Hola Gotzon, fantástico micro, dan ganas de seguir leyendo, aunque con pocas palabras has dibujado un cuadro completo.

    Me gusta

  3. MUY BUENO
    FELICIDADES
    SALUDOS LLENOS DE -ROSIO-

    Me gusta

  4. No es de los mejores que he leído.

    Quizá a pesar de estar muy bien escrito y narrado, el final se hace demasiado ligero. Tal vez hubiera llegado a él con más intensidad en la narración.

    Buen trabajo.

    Me gusta

  5. Pues me pasa lo contrario que a Daniel: para mí el final es un mazo que le da peso a lo ligero de la narración, creo que le da profundidad, gana en dimensión. Un abrazo.

    Me gusta

  6. Me encanta, cada párrafo va cambiando la narración, es como si Odelinda fuera desvelando su naturaleza poco a poco, desde lo que ven los demás hasta lo que es ella misma. Y luego miro la foto e intuyo una candente conversación (no solo por el lugar)
    Un abrazo Gotzon!

    Me gusta

  7. Hola Gotzon. Coincido con Daniel. El final me llegó muy rápido. Me faltó la tensión que sí había en el resto del texto.
    Igual, está bien escrito. dan ganas de saber más de la tal Odelinda.

    Me gusta

    • Bueno, en mi opinión el texto es cruel desde el principio hasta el final, una falsa amistad, traición por las dos partes, no necesita un final duro algo que ya es duro de por si, el no poder confiar en tus mejores amistades, pero por si acaso, el toque final, con un tema bastante mañido, la perdida de memoria… (que más que un mazazo, en este caso es una pincelada de humor negro.)

      Sobre Odelinda… no se, a mi puede que me atraiga más el personaje de Eleodora, la “inocente”, la que parece que nunca ha roto un plato… ¿o sí?

      Me gusta

  8. Tsss. Qué final.
    ¡Excelente!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: