El Apóstata (Microrrelato)


El apóstata

Un extenso manto de hojarasca seca logra dar ese aspecto lúgubre y siniestro al sendero que, formado por una inmensa hilera de álamos centenarios, conduce hasta el obispado.

Mientras camina, Néstor contempla pensativo y cabizbajo el quebrar de las hojas bajo sus pies, una visión que acrecienta sus constantes dudas. Cada paso adelante le aproxima hacia un acto de coherencia con su doctrina, pero al mismo tiempo, buena parte de sus profundos ideales se resquebrajan, quedan fragmentados, los siente tan vulnerables como la broza que va dejando atrás, crepitando mientras se retuerce intentando retornar a su anterior estado.

Pero Néstor está decidido a dar el paso para liberar el malestar que atenaza su moral interna. Ateo practicante, promulga la apostasía entre sus muchos seguidores, con ejemplar displicencia hacia la jerarquía eclesiástica católica…

“…ese estamento hipócrita, ese conglomerado manipulador de conciencias, proxeneta de la fe, fiel aliado del despotismo y la tiranía, causante de tanta tropelía a lo largo y ancho del mundo en la historia pasada y presente, sustentado sobre el dogma de la rapiña y el derramamiento de sangre inocente…”

Néstor aprieta su paso al recordar los trazos más elocuentes de su discurso apologético del ateísmo y empuja el portón con seguridad. A punto está de iniciar un proceso irreversible acorde con sus razonamientos anti religiosos. Denotaría una grave incongruencia que quien proclama la negación de la fe cristiana y predica la apostasía como un derecho exigible, no fuera el primero en iniciar los trámites para reclamarla para su propia persona.

Claro está que son muchas las trabas y dificultades para poder ejercer el derecho a desligarse de tan blindada asociación, en primer lugar hay que pertenecer oficialmente a ella. Así, mientras el agua bendita recorre la coronilla de Néstor, sus labios van perfilando una pícara sonrisa combativa.



——————————————————————————
Este Microrrelato ha sido seleccionado como uno de los 20 finalistas de entre los 125 presentados al concurso de Microrrelatos Tinta al Sol.

Anuncios

~ por Gotzon en 12 julio, 2010.

18 comentarios to “El Apóstata (Microrrelato)”

  1. Me ha gustado mucho… yo también pensé en salir de los registros, pero era demasiado complicado (y eso que no tenía que entrar primero)

    Me gusta

  2. En mi ausencia compruebo que sigues cosechando éxitos y reconocimientos. Enhorabuena!

    Que no pare… jeje

    Un saludo indio

    Me gusta

  3. Aupa Gotzon!! Te votaré, claro que sí. Eres un fenómeno.

    Me gusta

  4. Paso a paso, el apóstata, con crujido de hojas y todo, va construyendo su discurso ateo. Aunque no estoy muy a favor de los concursos donde los ganadores se deciden por votación popular, lo votaré porque me ha gustado.

    Me gusta

    • Gracias Lola, estoy de acuerdo contigo, prefiero que un jurado decida, no es demasiado justo que se decida el ganador según quien tenga mayor número de “amistades virtuales”, pero yo no pongo las reglas, y si participo las debo acatar.
      Así que vota con justicia (aludiendo a mi microrrelato sobre la misma) y elige el que más te agrade.

      Saludos.

      Me gusta

  5. Ya tienes mi voto. ¡Suerte! La ambientación del relato está muy bien lograda.

    Me gusta

  6. Suerte Gotzon. Para mi gusto, alargas demasiado la espera, puesto que como lector tuyo habitual ya sé que me pretenderás sorprender. De todos modos, mucha suerte.

    Un abrazo.

    Me gusta

    • jajaja, es que estos días no he escrito nada, ya lo siento… el trabajo, el verano, etc… etc…

      (y no creo que tenga mucha suerte en este, pero eso es lo de menos)

      Saludos Victor, a ver si me pongo las pilas…

      Me gusta

  7. Hola Gotzon, me gustó mucho y te votaré encantado. Como dicen más arriba, la ambientación está muy lograda. Espero que tengas suerte. Yo también llevo tiempo sin escribir nada, muchos cambios por aquí.. Un abrazo y suerte.

    Me gusta

  8. Buen relato, me gusta la sonrisa que se dibuja en Nestor mientras el agua bendita roza su frente, sonrisa que internamente desafía lo mismo que recibe.

    Me gusta

  9. Está bueno que llegás en pocos párrafos a un mensaje concreto (e irónico), me gustó!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: