Vidas de mimbre y caña. (Microrrelato)


Vidas de Mimbre y Caña.

Cuando llegué a la feria, decenas de niños, jóvenes y mayores le rodeaban.

Sin dejar de observar cada movimiento, escuchaban con atención el fantástico relato que con voz alegre y pausada narraba el viejo cestero. Me sorprendió su aptitud oratoria tanto o más que la destreza demostrada por sus recias manos al hilar entre sí las varas de mimbre. El cuento aumentaba de intensidad al mismo ritmo que con increíble agilidad tejía una nueva vuelta, logrando un ingenioso final al rematar por completo el cesto.

Al atardecer, me acerque a aquel anciano y estuvimos hablando un buen rato, me fijé en una cesta que había permanecido a su lado todo el día y pregunté porque estaba inacabada.

-Amigo, para esta curtida cesta pronto llegará el final, pero antes debo encontrar la persona apropiada que la termine por mí, ya que esta vieja urdimbre, es el relato de mi propia vida…





Lee aquí más Microrrelatos sobre Artesanía.

Anuncios

~ por Gotzon en 27 abril, 2010.

8 comentarios to “Vidas de mimbre y caña. (Microrrelato)”

  1. Buen intento, Gotzon. ¿Va para el concurso de Artesanía, no? Yo también participo, pero mis dos relatos (los publicaré tras el fallo) no me acaban de convencer. Ya veremos. Suerte y un saludo.

    Me gusta

    • Gracias Victor, a mi me encantan los tres que he escrito, sobre todo “Vidas de mimbre y caña” y “Arte en las manos”, a ver si tengo un poco de suerte esta vez.

      Me gusta

  2. Hola Gotzon, te dejé un comentario que se debe de haber perdido por el ciberespacio. Me gustó mucho tu relato, más realista de lo habitual en este género. Sólo te hice un apunte sobre los adjetivos antepuestos al sustantivo de los que, en mi opinión, abusas un poco. Pero sólo es una cuestión de gustos.

    Un abrazo

    Me gusta

    • Bueno, es mi forma de escribir, cada cual tiene la suya y se aprende de la de todos, a mi me gusta tal como está y en este caso no cambiaría nada, no creas que no le di vueltas y vueltas al texto (casi tantas como el cestero a la cesta, jejeje). Cuestión de gustos, como tu dices. Yo confío en mi relato, además lo escribí con mucho cariño, tanto este como los otros dos de artesanía.

      Me gusta

  3. Mucha suerte en el concurso, veo que mandas un micro muy en la línea de la tradición oral, está muy bien.

    Me gusta

    • Gracias Manu, el mundo de la artesanía esta plagado de anécdotas y el mundo de los cuentos de tradición artesanal (pinocho, el sastrecillo valiente, la lampara maravillosa, el enano saltarín, etc…) se me ocurrió que de la unión de los dos saldría algo bonito y realista. Para un artesano, contar anécdotas sobre sus productos (txaskarrillos, anécdotas reales o cuentos de fantasía) puede ser una buena forma de atraer la atención del futuro admirador o cliente mientras contempla como se elabora el producto.

      Me gusta

  4. Me ha gustado bastante. Yo tampoco le quitaría nada. Mucha suerte en el concurso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: