Vis a Vis (Microrrelato)

visavis


Vis a Vis

Manu es conducido al pabellón C, tras recorrer el frio pasillo se le introduce en una pequeña sala. Sentado en la cama, espera expectante, poco tiempo después ella aparece por la puerta.

Manu se pone en pie, la contempla sorprendido y en silencio. Con un gesto amable la invita a coger su mano. Ella, de igual modo desconcertada, mira a su alrededor y se acerca despacio. Sin pronunciar palabra, acepta aquella mano. Manu acaricia sus brazos con ternura, ella se deja hacer, agradecida.

Las habiles manos de Manu comienzan a desnudarla, dibujando con suave tacto cada milimetro de piel femenina. Descubre sus calidos pechos, besa sin temor aquellos pezones firmes y orgullosos. Ella despoja impaciente a aquel hombre de la fina prenda carcelaria y refugiandose en su pecho, atrapa con una mano la ya más que robusta erección. Conscientes de su situación, se acuestan y gozan el uno del placer del otro, hasta agotar el tiempo que se les ha regalado.

Escoltado por dos funcionarios, Manu regresa a su celda despeinado, bajo la ropa hecha jirones, son visibles los mordiscos y arañazos. En la celda contigua, Juan intenta hacerse oir, como siempre, a grito limpio, reclamando su turno de vis a vis, al que por primera vez, y “por la cuenta que le trae”, acudiría su fiel y temerosa esposa.




Lee aquí más Microrrelatos Erótico-Románticos.

Anuncios

~ por Gotzon en 19 febrero, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: