El frio instante del Wendigo. (Micrrorelato)

wendigo


El frio instante del Wendigo.

A esas horas la calle se inundaba de niños que corrían por todas partes camino a la escuela. Pecosos con uniforme holgado, lapicero y estuche, enanos chillones de pantalones cortos y parches en las coderas inundaban la calzada sin hacer caso a las sufridas madres que se desgañitaban en vano gritando sus nombres. Traviesas de coletas largas con falditas geométricas, ágiles párvulos portando sus piezas de fruta entre cuadernos, escuadra y cartabón, carteras de cuero rancio heredadas de hermanos adolescentes, libros de segunda mano subrayados por enésima vez.

La sirena de la vieja escuela silenciaba implacable el alboroto matutino. Las madres se retiraban en silencio a sus quehaceres cuando escuché un llanto desgarrador.

Me acerque doblando la esquina y lo vi devorando el alma inocente de aquel desgraciado infante. Llevaba años persiguiéndolo y allí estaba. Fijó su blanca mirada en mí, dejando caer los restos del cuerpo menudo, escrudiñó amenazante mi rostro, y desapareció entre las sombras como una exhalación.




Lee aquí más Microrelatos de Terror.

Anuncios

~ por Gotzon en 16 enero, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: