El elixir de la juventud. (Microrrelato)



El elixir de la juventud.

Todo estaba preparado minuciosamente, la cámara de transmutación proyectaba una combinación de los cuatro elementos básicos y el perfume expelido por la combustión de las almas de cien infantes en el fuego alquímico. El cadáver del anciano, impregnado con partículas del resultante rojizo arenisco, comenzó a adquirir cualidades regenerativas transformando aquel tegumento marchito y arrugado en la piel tersa y exuberante de un apuesto mancebo.

Fueron necesarias varias semanas de preparativos para disponer de nuevo de la energía necesaria para su propia conversión, la alarma social originada en la comarca por la desaparición de tantos niños casi frustra los planes del alquimista.

Su piel ardía fusilada por millones de moléculas cuando se inició el proceso, tras varios minutos de agonía se consumó la mutación.

Meses más tarde, fue el detective Dupont quien encontró lo que parecía el frágil esqueleto de un recién nacido abandonado en aquel recinto extrañamente acorazado.




Lee aquí más Microrelatos de Terror.

Anuncios

~ por Gotzon en 16 enero, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: