El contrato. (Microrrelato)


El contrato.

Acudí temeroso a la cita con el señor Schwartz,* albergando la esperanza de que fuera perdonada parte de la deuda que contraje por la compra de las tierras que, a duras penas, trabajo con la ayuda de mi mujer y mi hija.

-Buenos días caballero, esperaba su visita, ¿Le apetece una copa?, ¿un cigarro quizás?, le puedo asegurar que este amontillado alegrará su mañana y la de su estómago.- Me dijo mientras el mayordomo servía dos vasos y le ayudaba a encender aquel enorme puro.
-Muchas gracias señor Schwartz, pero llevo algo de prisa…

-Bien querido amigo, entonces seré breve. Como sabe hoy finaliza el plazo para que cumpla usted su parte del acuerdo…

-Perdone que le interrumpa, usted debe ser conocedor de las penurias por las que atraviesa toda la comarca, la prolongada sequía que nos azota ha provocado la falta de desarrollo de los cultivos, ha sido un año desastroso, debe comprender mi precaria situación…

-Tranquilícese señor Holz**, el contrato de venta ya preveía esta situación, si mal no recuerdo usted aceptó entregarme la mano de su hija en caso de no disponer de efectivo, ¿estoy en lo cierto?

-Así es, lo recuerdo perfectamente, pero no sé si ella… es tan joven… ¿podría tomar esa copa ahora?, la necesito de verdad.

-Claro, siéntase usted como en su casa, pero volviendo al asunto que nos atañe, ya sabe usted cómo funciona el mundo de los negocios, los pactos entre caballeros son inexcusables, ¿En qué posición se encontraría mi fiabilidad y mi honor si mis colegas y acreedores supieran que modifico las condiciones de un contrato por cuestiones de caridad?- Preguntó mirando con indiferencia su flamante reloj de bolsillo.

-Le ruego sea usted benevolente caballero, un hombre de su posición debe considerar las circunstancias, es mi única hija, la amo, no le haga pasar por esto, por dios se lo pido, jamás me perdonaría…

-Comprendo que su hija esté algo incomoda y confundida al principio, pero probablemente pronto se acostumbrará a su nueva situación, le recuerdo que el plazo termina a las doce del mediodía de hoy.- Dijo mirando de nuevo su reloj. -Me he permitido enviar al Doctor Sawyer*** a su casa, no se preocupe por nada, le garantizo que es un excelente cirujano.


Nota del Autor:
* Schwartz = Apellido de origen judío, significa “negro”.
** Holz = Apellido que Significa “madera”
*** Sawyer = Apellido que significa “el que sierra” o “aserrador”

Lee aquí más Microrelatos de Terror.

Anuncios

~ por Gotzon en 16 enero, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: